93 426 16 86 paleden@hotmail.com

Aunque ambos tratamientos tienen el mismo objetivo, eliminar la placa bacteriana y el sarro acumulado, el área dónde actúan sí que varía.  La limpieza dental actúa en el cuello dental dental, los espacios interdentales y la línea de la encía, el curetaje implica la parte interna del periodonto que está por debajo de la línea de la encía. Es decir, la limpieza dental es menos agresiva y actúa en capas superficiales y el curetaje sin embargo es una técnica que aborda las capas internas de las encías.

¿Cada cuándo hay que realizarse una limpieza dental?

Aunque cada paciente es un mundo y puede que una persona necesite realizarse una limpieza dental en periodos menores, existe un consenso: se recomienda realizarse una limpieza dental una vez cada año como mínimo.

Las limpiezas dentales además de tener un efecto estético ya que embellece el esmalte dental, es imprescindible para prevenir las enferemedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y mantener una buena salud bucodental.  Por otra parte, como ya hemos comentado,  las limpiezas dentales  eliminan las manchas que los alimentos, el café o el tabaco, entre otros agentes externos, hayan podido producir en la superficie dental.

¿Cuándo realizarse un curetaje?

Los curetaje a diferencia de las limpiezas dentales sólo deben realizarse cuando existen bolsas periodontales que son acumulaciones de placa bacteriana bajo la línea de las encías que pueden llegar hasta la raíz causando molestias y sangrados de encías.  En el momento en que se detecta la existencia de bolsas es necesario realizar un curetaje ya que éstas pueden afectar de manera irreversible las estructuras dentales provocando debilitamientos e incluso caídas de dientes.

Por ello el curetaje sólo debe realizarse a petición expresa del doctor y  cuando hay evidencias clínicas de que es necesario y el paciente ha notado los síntomas descritos anteriormente. En caso de que no los haya notado, sería recomendable que viera una segunda opinión.